¿Sientes que el dinero no te rinde? | Cómo saber porqué

Muchas personas a pesar de tener un empleo estable o un negocio produciendo ventas constantes dicen que su dinero no rinde o se va como agua. La razón principal de este fenómeno es que no se está haciendo un seguimiento a los ingresos y especialmente a los gastos y por lo tanto sus finanzas no están bajo control. Acá te explicamos cómo saber por qué tu dinero no rinde y cómo mejorar tus finanzas de manera fácil.

En primer lugar es importante que determines cómo es posible que tu dinero “desaparezca” o se vaya sin que te des cuenta. La manera más fácil de hacerlo es que durante un par de meses registres todo el dinero que entra y sale de tu cuenta. Es más fácil hacerlo si pagas todos tus gastos con tu tarjeta débito pero si lo haces en efectivo sencillamente lleva un registro en una agenda y al final de mes haz un resumen de tus gastos por categoría.

Una vez hecho este ejercicio podrás ver cuáles son los gastos que están consumiendo tus finanzas y tomar medidas al respecto. En segundo lugar deberás clasificar los gastos que identificaste entre gastos necesarios e innecesarios. Por ejemplo, el pago de la matrícula del colegio de tus hijos o de los servicios públicos es un gasto necesario mientras que comprar el último iphone si tu teléfono aun funciona bien o zapatos de diseñador pueden ser clasificados como gasto innecesario.

Una vez identificados los gastos de tu familia podrás entonces hacer un presupuesto que determine los ingresos y los gastos y asignar una cifra a cada categoría asegurándote primero de cubrir los gastos necesarios y un monto mínimo de ahorro (aconsejable el 10% de los ingresos) y el resto asignándolo a los gastos innecesarios. De esta manera puedes continuar disfrutando las actividades o productos de tu preferencia pero asegurándote que tu dinero te alcance para tus necesidades básicas y que no estés al final del mes quejándote o angustiándote por las cuentas que no has pagado.

La clave está en que tus gastos no superen tus ingresos y en que monitorees el uso de tu dinero con base al presupuesto que has desarrollado.

Muchos hogares sienten que el dinero no les rinde sencillamente porque no han hecho el ejercicio de monitorear sus gastos o planear con anticipación el presupuesto para los gastos que tiene la familia y estos les toman por sorpresa. Sin embargo, la mayoría de gastos son predecibles y fijos como son la educación de los hijos, servicios públicos, impuestos, hipoteca o arriendo, etc de manera que si deduces estos gastos fijos de tu salario antes de empezar a gastar el salario en otras cosas no tendrás sorpresas ni angustias a final de mes.

Si quieres ir un paso más allá, debes incluir dentro de tus gastos fijos el porcentaje o monto de ahorro que te has propuesto para cada mes. La forma más fácil es ponerlo como un débito automático o depositarlo inmediatamente recibas tu pago en una cuenta aparte. Así no contarás con este dinero para nada más y lo invertirás conscientemente mas adelante cuando alcances la suma que te has fijado para un objetivo a largo plazo como es la compra de vivienda, de un carro, un viaje etc.

 Conclusión

Si sientes que el dinero no te rinde se puede deber a que tus gastos no están siendo manejados apropiadamente y planeados con anticipación o a que los ingresos de tu familia no son suficientes para cubrir los gastos fijos. Sea cual sea la razón el punto de partida es monitorear los gastos y crear un presupuesto que te permita ver de manera clara los gastos por categoría y así tomar las medidas necesarias para corregir tus finanzas (bien sea para reducir los gastos o incrementar los ingresos).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *